Connect with us

Slash: “Amo lo que hago, no me imagino retirándome”

Tras la presentación de un tercer single y en medio de la dulce espera, la palabra del guitarrista sobre 4, su quinto disco de estudio que verá la luz el 11 de febrero.

Publicado

En vísperas del lanzamiento de su nuevo álbum, 4, el legendario guitarrista de rock Saul Hudson, aka Slash, hace lugar en su agenda para charlar con periodistas de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. Minutos antes de las 14, para digerir el almuerzo, un encuentro con el músico. ¿Acaso el mejor postre del mundo?

“La pasamos de maravilla grabando. El disco fue hecho totalmente en vivo, probablemente ese sea el motivo de su vibe casi improvisada. Es un sonido un poco más agresivo y definitivamente más áspero”, declara sonriente, sentado delante de una gran biblioteca que, en lugar de libros, reúne una envidiable colección de funkos en su empaque original. Viste gafas de sol que no logran, aunque intenten, convertirlo en un incógnito, y su melena característicamente rebelde, suelta. Más Saul que Slash, cambió la galera de escenario por un gorro de lana negro.

“Quise hacer un álbum así toda mi vida, pero ningún productor se atrevió a permitírmelo, porque conlleva un gran riesgo”, advierte sobre las jam sessions que derivaron en 4. Se trata del quinto trabajo discográfico del guitarrista en su carrera solista -el cuarto en relación a su banda, Slash feat Myles Kennedy and the Conspirators-, que ya lleva 12 años.

Aunque nuevo, este proyecto llega con la experiencia de incontables anécdotas durante su proceso de composición, que tuvo que ser rotativo sobre la recta final, ya que cuatro integrantes resultaron ser casos positivos de CoVid. Pero la pandemia ya había repercutido en otras formas para el músico: “Lo que más aprendí fue a tener paciencia. Es algo de lo que carezco bastante y me ví forzado a trabajar en ella. De hecho, pensé: ‘el final no está a la vista’. Entonces, me enfoqué en las grabaciones, en tocar, en hacer sesiones y en resolver asuntos sobre los Guns que estaban pendientes. Me mantuve ocupado para no meterme en problemas”. Quizás, la estrategia más elegida y obvia. Quizás, la más eficiente.

Para Slash, su nuevo material es “aventurero”. Para el puñado de periodistas que coincidimos hoy, varía entre fresco, potente y ambicioso. Para su público todavía es, en buena parte, una incógnita. El primer bocado de 4 se estrenó el 22 de octubre y se titula “The River Is Rising”. El segundo, “Fill My World”, fue publicado el 3 de diciembre. El tercero y, hasta el momento, último, llegó a las plataformas el 14 de enero y se llama “Call Off The Dogs”. Hasta febrero, entonces, copiando al ídolo y parafraseando uno de los hits que protagonizó con los Guns, hay que tener paciencia.

MÁS ALLÁ DE SLASH

A medida que transcurre el encuentro, el hombre de gorro de entrecasa se superpone al rockstar de pantalón de cuero. Un pequeño spoiler: su ventaja será cada vez más amplia. Mientras Saul toma nota de un film de terror japonés que se le recomienda, aprovecha a compartir uno de sus secretos de composición: “Muchas de mis ideas despertaron al mirar películas. Lo visualgeneralmente me inspira”.

Slash es otra persona cuando habla desde su casa. Ahí, donde no llegan los reflectores ni debe enfrentar los juicios del público, se deshace en halagos al recordar los detalles del estudio A de RCA, ubicado en Nashville, donde leyendas como Dolly Parton o Johnny Cash grabaron algunas de sus obras.

En el medio cuenta que odia ir a comprar guitarras y tener que tocar frente a un público, pero que, cuando tiene que hacerlo, intenta improvisar: “No toco nada que haya compuesto otra persona. Y tampoco ‘Sweet child o’ mine’”, remata con picardía, a sabiendas de que su intro, además de ser considerada la mejor de la historia del rock según la revista Rolling Stone, es candidata fija de cualquier aspirante a músicx que prueba instrumentos en algún local del mundo.

En sintonía con su fascinación por el séptimo arte, su vida parece cinematográfica. ¿Cuántos momentos de tu vida musicalizó? ¿Cuántos le restan musicalizar? ¿Entendemos, realmente, la importancia de alguien como Slash en el mundo del arte? Aunque ante ojos ajenos parezca de otra galaxia, él mismo se baja el precio: “Me apasiona lo que hago. Amo la guitarra, amo el rock y todo lo que representa, porque es un viaje que nunca termina; siempre hay cosas nuevas para hacer. Ni siquiera se trata de ‘reinventarme’, porque siento que sigo en el proceso de estar inventándome por primera vez”.

Se reconoce ambicioso y arduo trabajador. A pesar de su enorme trayectoria, todavía se deja sorprender por las infinitas posibilidades que le concede esa vieja conocida que parece una extensión más de su cuerpo: la guitarra. Entonces, abandona el papel de infante para volcarse de lleno a la propia piel, la experimentada, y dice: “Es importante trabajar duro, porque muchos obstáculos intentarán desviarte del camino. Solo hay que perseverar. Me encanta lo que hago y no puedo imaginar parar”.

Además del lanzamiento de su próximo álbum, Slashmantiene compromisos con el conjunto que lo llevó a lo más alto a fines de la década del ‘80, GN’R. El tour de la histórica banda norteamericana ocupará casi todo su año, por lo que sueña con una gira personal recién para el 2023: “Cruzo los dedos porque todo salga como lo planeo”, concluye. Nosotrxs también.

LAS + LEÍDAS