Connect with us

THINGS ARE GREAT: LAS LUCES Y SOMBRAS DE BAND OF HORSES

La banda de Ben Bridwell vuelve a la esencia del folk en su sexto álbum de estudio.

Publicado

En cada una de las composiciones de Things are great, reciente disco de Band of horses, fluyen un vaivén de emociones. La ironía del título (“Las cosas están bien”) da paso a un contraste de luz en su tapa: un rayo de luz florece detrás de casas oscuras en algún suburbio de los Estados Unidos.

El grupo de Ben Bridwell (guitarra y voz) no es aquel que sonaba con “Everything All the Time”. A excepción de él, ya no conserva ninguno de sus miembros originales. Y si bien se alejó del folk para acercarse a un rock más indie, podría decirse que se reinventa a través de las canciones “Aftermath” o “Lights”. En cambio, “In Need of Repair” revive algo de esa nostalgia musical de 2006.

Es que nada es casual. A partir de los últimos años, su divorcio y la lucha legal por la tenencia de sus hijas afectaron de manera indefectible este diario íntimo donde Bridwell comparte sus angustias y emociones entre guitarras eléctricas, armonías suaves y su dulce voz.

El exponente más claro de esto es “Tragedy of the Commons” –“es difícil sonreír”, se lamenta-, mientras que en “Warning Signs” se hace eco de aquello que afecta y no cambia por no ser hablado. “Porque me abandonaste en tiempos difíciles, sí, tú”, reprocha en “In the Hard Times” y en “Crutch” se cuestiona su propia capacidad para ser la muleta que sostiene al otro.

Things are great es sin dudas un disco crudo, emocional y autobiográfico. De esos que llenan los pulmones de aire fresco para seguir. Crece en emociones, se revuelca en su propio dolor, se vuelve a levantar y se vuelve a escuchar una y otra vez. Porque, al final de cuentas, sus canciones, como las cosas de las que habla, son maravillosas.

Txt.: Anabella Reggiani

LAS + LEÍDAS