Connect with us

Cienfuegos: La vida se nos va

La salvación del alma llegó para las más de 1600 personas que arrebataron Groove el pasado sábado 9 de julio.

Publicado

“Estamos viejos, Sergio”, grita un poguero cansado en el medio del concierto y de la efervescencia. “Vos”, responde rápidamente Rotman y arranca una nueva canción. El resumen perfecto para una nueva sobredosis de postpunk que deja contentos (por una noche al menos) a adolescentes (por una noche al menos) de treinta, cuarenta y cincuenta y pico.

Un show cada tanto. Una ceremonia por ahí. Un rito a la banda que no existe. Una esperanza de que todo sea más asiduo. Una nueva discusión para apagar cualquier ilusión. Cienfuegos parece haberse convertido en esto. ¡Y es un montón! Es la mejor banda de la historia por estas mismas razones y porque la tenemos que extrañar para volverla a querer. Y nunca la abandonaremos, ni los de arriba de las tablas, ni los de abajo.

Será cuestión de guardar pedacitos de aquellas sombras de la noche, aguantar el dolor de un cuerpo que ya no está para estos trotes durante una semana y volver a pedir que se vuelvan a juntar.

Al fin y al cabo, la vida dura solo un segundo.

LAS + LEÍDAS