Connect with us

Viva Elástico: Oficinas de pop

Viva Elástico recibió a Revista El Bondi para una charla íntima y abrió la puerta de uno de sus ensayos, en la previa del show de La Trastienda.

Publicado

Txt.: Juani Lo Re
Ph.: Entrevista por Victoria Schwindt – Show por Anabella Reggiani


TODO LO QUE FUIMOS, SERÁ
Al 2022 le quedan varios meses por delante pero Viva Elástico ya vivió de todo: editó Al Fin Será, su nuevo disco de estudio que reivindica el sonido pop-rock que tan bien los identifica, se presentó en la última edición del Quilmes Rock y brindó un show consagratorio en La Trastienda.

Su cantante Alejandro Schuster invita a Revista El Bondi, en una de las últimas tardes de invierno, a su departamento de Villa Crespo para hablar de todo: lo que fue, lo que es y lo que será para la banda.

Del encuentro también forma parte el baterista Juan García del Val, Juandel para sus amigos, quien trabaja en una versión acústica de “Siguiendo la Huella no llegó a París” para una conocida radio. El anfitrión del encuentro y él son los únicos integrantes que están desde los inicios del grupo.

A modo de bienvenida, Schuster ofrece cerveza y vino para tomar; sin embargo, a la hora de elegir, él prefiere hacerse unos mates. En cambio, Juandel se decide por una lata de cerveza y prende un cigarrillo. Después de eso, ambos se disponen a charlar un rato.

El disco se llama Al Fin Será, ¿Qué es lo que “al fin será” para ustedes?
Alejandro Schuster: Al Fin Será es alguien que se aferra a lo que hace con pasión, convicción y amor. Es la trascendencia, la esperanza que uno pone en lo que hace.

¿Uno siempre es lo que es o se va transformando?
A.S.: Creo que uno siempre se transforma; al menos, Viva siempre se fue transformando en cuanto al sonido, a la ingeniería de las canciones. Este disco tiene más sintetizadores que nunca: incluso, tiene saxofones por primera vez.

Juan García del Val: Esos saxofones que se escuchan en éste disco los grabó Sergio Colombo de Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado. Además, Jorge Serrano está como invitado en la canción “Algo de mí, algo de vos”.

¿Cómo llegaron a que Jorge Serrano colabore en una canción de ustedes?
J.G.V.: Fue un poco de todo. Teníamos mucha admiración por él y también hubo un conjunto de casualidades. Él vive en Villa Gesell, pero le gustó la canción y llamó por teléfono a Ale para arreglar la grabación. Cuando escuchamos su voz en crudo no lo podíamos creer.

A.S.: Contar con él fue como un regalo en la carrera de la banda.

–  ¿Por cuántos procesos pasó el disco nuevo, teniendo en cuenta que lo vienen grabando desde antes de la pandemia?
A.S.: Tuvimos mucho tiempo para pensarlo y darlo vuelta varias veces. Con el tiempo el disco también se fue transformando. Le metimos violines, sintes y vientos. La voz de “Sos lo más” era más cruda y ahora está más robotic. Incluso en el medio sacamos una reversión de “Reo y Solitario” más dream-pop para un Quilmes Rock online.

El disco dura 29 minutos, ¿eso fue algo buscado, en los tiempos de la inmediatez?
A.S.: La duración en minutos, no. La cantidad de canciones, sí. Quedaron varias afuera, hay mucho material para trabajar en el futuro. Con éste disco logramos llegar a donde queríamos.

J.G.V.: Se respetó lo que cada tema pedía. Algunos se acortaron y otros se alargaron. Pero nunca en pos de que el álbum dure cierta cantidad de minutos. Pensamos en la durabilidad de las canciones por sí mismas.

–   ¿Cuál es ese lugar al que querían llegar?
A.S.: Éste es el disco de Viva que más me gusta escuchar. Me da mucha seguridad y orgullo. Si alguien viene y me dice “quiero escuchar Viva Elástico” le digo “tomá, escuchá” y le paso Al Fin Será.

J.G.V.: El que venga a ver un show de Viva Elástico de hoy se va a encontrar con una banda mejor que la de hace varios años.

Pero sigue sonando como Viva…
A.S.: Si, obvio. Seguimos en la línea de tener ritmos variados. Tenemos temas muy sixties y seventies. Temas punk, pop, de todo. Los otros discos tienen sonidos más británicos, pero a éste lo emparento con sonidos más americanos.

– ¿Podemos decir que el disco arranca alegre y termina oscuro?
A.S.: No llega a calificar como un disco dark, pero podemos decir que arranca de día y termina de noche. 

–   ¿Cómo fue abrir el escenario principal del Quilmes Rock?
A.S.: Estuvo buenísimo. Pensamos en un show para un escenario grande. Hace poco subimos a YouTube la versión de “Siguiendo la Huella” que tocamos ahí.

J.G.V.: Nos ayudó mucho un show que hicimos el año pasado en Obras teloneando a Estelares. Nos dio herramientas para trabajar el audio de otra manera, para lugares más grandes, algo que en el Quilmes Rock lo pudimos explotar. 

“Éste es el disco de Viva que más me gusta escuchar. Me da mucha seguridad y orgullo. Si alguien viene y me dice “quiero escuchar Viva Elástico” le digo “tomá, escuchá” y le paso Al Fin Será.” – Alejandro Schuster

LA OFICINA DEL POP
Un día después del encuentro en el departamento de Schuster, la banda convoca a El Bondi a su sala de ensayo, en Coghlan. Parte de los Viva Elástico se encuentran en una sala pequeña, donde ensayan unos temas de Leo García, un adalid del pop local que colaboró con ellos en discos anteriores (de hecho, García tiene una versión de “Hoy lo que Quiero” – canción incluída en Agua, Sal y Fiebre,- en su Instagram personal).

Schuster llega un poco más tarde que el resto, con el sol apunto de desaparecer. Es hora de la sesión de fotos, algo que la banda toma como un momento lúdico, permitiéndose hacer chistes entre ellos. Mientras cambian de posición, el bajista Jean Jacques Peyronel recuerda famosas sesiones de fotos, como las de Los Violadores en ¿Y Ahora qué Pasa, Eh?.

Terminadas las fotos, todos se meten de lleno a ensayar de cara al show en La Trastienda. El guitarrista Emanuel Sáez es quien comanda musicalmente los ensayos. Le da indicaciones a Julián Galante, el saxofonista invitado, con mucho respeto y seguido de unas palabras de aliento. Mientras tanto, Alejandro couchea vocalmente a la tecladista Magalí Cortéz, para que le haga unos coros en “Rascacielos Pacifistas”.

El cantante está de muy buen humor. Tiene una razón particular: ese mismo día se anunció el regreso de Pulp a los escenarios. La banda británica siempre fue clara influencia de Viva Elástico y Schuster funciona como una suerte de Jarvis Cocker de zona sur. Después de terminar cada una de las canciones, deja ver su entusiasmo y grita: “¡Qué banda que tenemos!”.

Después de un poco más de una hora de ensayo, la banda se toma un descanso y se relaja con algunas cervezas. En ese interín, Schuster habla sobre algunas de sus influencias musicales: la ya mencionada Pulp, The Stone Roses, The Cure, Beach House. Después, abandona las referencias sonoras y pasa rápidamente a hablar de fútbol. Habla sobre Boca y confiesa que arriba del escenario se siente Riquelme, su máximo ídolo futbolístico.

El clima es súper distendido y todo parece encaminarse para que el recital en La Trastienda sea épico.

ARDIENDO EN SAN TELMO
Llega el día de la verdad: el momento de que las canciones de Al Fin Será suenen en vivo. Diosque es el encargado de abrir el escenario de La Trastienda con un set acústico.

Después del preámbulo, Viva Elástico sale a escena. Todos los músicos están vestidos como una banda de glam-rock, con aires de T-Rex: ya lo habían avisado en una de sus canciones, suenan como el tango pero se visten como new wave.

El repertorio comienza igual que el disco, “Al fin Será” pegada a “Rebeldía y Swing”. “Vengan, acérquense, hagámonos amigos”, anima el cantante Alejandro Schuster al público, en su primera intervención de la noche. La primera invitada, Uma Costa, le pone su dulce voz a la bailable “Reo y Solitario”, y Julián Galante aporta el saxo a “Sos Lo Más”.

Si bien todos ejecutan sus instrumentos con maestría, Schuster y su histrionismo se llevan todas las miradas. El cantante se cuelga su guitarra acústica para “Imágenes de Amor”, acaso su hit imperecedero, y juega a ser Adrián Dárgelos por cuatro minutos para cantar “Ven”.

La versión en vivo de “Ardiendo en la Arena” es hipnótica, las guitarras estridentes de Emanuel Sáez y Manuel Larisgoitia se entrelazan en una batalla musical, con el bajo pesado de Jean Jacques Peyronel como árbitro. De éste choque musical sale un outro bien dance que pone a bailar a toda La Trastienda. La canción anterior decanta en la furiosa “Siguiendo la Huella no llego París”, acelerado track alla Billy Idol.

Si bien los temas de Al Fin Será funcionaron como pivot de la lista, presentar nuevo material de ninguna manera significa despojarse de lo anterior. Por eso, sonaron las melodías de “Las Motos”, “El Festejo” y “Todos los Problemas”, canciones ya inamovibles en los repertorios de Viva.

Siempre camuflándose cual camaleón escénico, Schuster se pone en la piel de Brett Anderson para hacer “¡Oh Viernes!”, una de las figuritas difíciles de la discografía de la banda, y transforma “Rascacielos Pacifistas” en “Rascacielos Anarquistas”, tras permitirse una licencia poética en la letra de la canción.

“Algo de mí, algo de vos” es la canción que eligen para cerrar el set. La misma canción que eligieron en 2021 para abrir su presentación, en este mismo lugar, y ese gesto funciona como una suerte de ciclo musical que se cierra para darle paso a cosas nuevas que vendrán dentro de poco, cosas que al fin serán.

Si te gustó esta nota, invitanos un cafecito

LAS + LEÍDAS