Connect with us

VIDEOCASSETTES: DE ESTRENO

El primer trabajo del quinteto funciona como su carta de presentación, mediante melodías pegadizas que discurren en una sonoridad indie rock que envuelve al disco.

Publicado

El 2018 fue el punto de partida de Videocassettes, cuando Federico Migliano -guitarra y voz-, quien tras tocar por su cuenta algunas canciones de su autoría, decidió convocar a Paula Nasif -bajo- y Sofía Zabala -teclados- para descubrir así una química especial a la hora de interpretar dichos temas. Este trío fundacional se mantuvo firme y tras cambios en el resto de la agrupación, el grupo quedó consolidado como quinteto con el aporte de Federico Cruz en las seis cuerdas y Franco Russo en la batería.

Tras su debut en vivo en 2019, ocho simples después, los cuales fueron publicados a lo largo de 2020 y 2021, el 3 de diciembre del año pasado vio la luz su primer larga duración, bautizado con el mismo nombre de la banda. Dicho registro se encuentra tanto en Spotify como subido en el canal de YouTube del conjunto.

Desde su propio nombre -y del LP que nos ocupa- se puede apreciar una buena dosis de nostalgia, tal como declaró alguna vez Migliano. Ese ambiente puede percibirse desde la primera pista, “Extraño”, cuyas guitarras y ritmo tienen reminiscencias al punk pero sin llegar a la típica agresividad que caracteriza a este último. De todos modos, se percibe una clara influencia de dicho género, hasta en la duración de cada una de las pistas que conforman el trabajo.

El disco sigue con “Indie Rock”, que posee una carga autorreferencial al estilo de música que ejecuta Videocassettes y que, obviamente, alcanza también a las letras del track, en donde se describe una época pasada de una pareja que evidentemente ya no existe.

“Perdón”, ocupa el tercer lugar en el discurrir del álbum con unas poderosas guitarras al frente, las cuales primero empiezan con un sonido limpio y, luego, son envueltas por la distorsión, que retoma el protagonismo mientras la base acompaña firme para generar el incesante movimiento de las extremidades de quien escuche. Eso mismo ocurre con la siguiente canción, “Te Busco”, que pareciera describir el paso de la redención hacia el reencuentro en apenas dos minutos y medio.

Hacia la mitad del registro, la batería marca el ritmo para empezar a saltar con “Sueños”, y después seguir con “El Cassette de Joy Division”, que lejos de ser oscura como aquella banda inglesa, mantiene un sonido con cierto nivel de optimismo además de un tempo rápido que persiste a lo largo de todas las canciones.

“Después de Este Show” describe la invitación a alguien especial que está presente en el público, mientras que “Estoy Tan Mal” vira abruptamente al desamor y el desencuentro con arreglos que remiten al punk pop, particularmente por el tempo acelerado que marcan los platos y las guitarras.

El tramo final del material discurre con letras que retratan emociones con intensidad adolescente, como con “Quiero Ser Tu Novio” y “Tiene una Remera”, mientras que otro sube y baja emocional construye el camino hacia “algo mejor” con “Perdiendo el Tiempo” mediante las guitarras siempre protagonistas, pero con intervalos en donde pueden encontrarse reminiscencias al noise rock.

Txt.: Maximiliano Novelli Frutos

LAS + LEÍDAS