Connect with us

El Chacal: “Veo a los discos como experiencias”

Esta noche, el músico presenta las canciones del rockero Tranki Town (2021) en La Trastienda.

Publicado

El guitarrista, cantante y compositor Nicolas Szwarc cuenta que a fin de año suele guardarse por un tiempo indeterminado a procesar el presente y proyectar lo que desea: “Trato de entender qué es lo quiero y cómo lo voy a buscar. Me parece súper noble y hermoso el hecho de manifestar lo que verdaderamente tenés ganas de ser y hacer. Hay que predisponerse, trabajar para que esa manifestación se concrete, porque no es magia ni una energía que está alrededor, sos vos”.

Por lo pronto, hoy presenta las canciones del rockero Tranki Town (2021) en La Trastienda. Es el quinto disco que firma como El Chacal & Los Alpes Floreados y el segundo que termina desde que se mudó, hace ya dos años, a Chapadmalal. Antes de instalarse en la parsimonia de una localidad costera, el músico porteño regenteaba “una especie de centro cultural puerta adentro”. Mejor dicho: “Era una casa donde pasaba de todo. Había desde recitales hasta clases de yoga”. 

-¿Y ahora, cómo es el día a día?

-Acá pintó una vida distinta. Vivir en un pueblo te cambia mucho la perspectiva acerca de lo que significa la productividad. También tiene bastante que ver la cantidad de caras que ves por día. 

-Cambiaron tus tiempos… 

-Pero no las ganas de laburar. Soy un manija total, full capricorniano, siempre atr. Hago mil cosas, todas se desprenden de la música: desde grabar para otros y hasta un festival en Mar del Plata. Los que nos criamos en un ambiente citadino muchas veces creemos que hay más tela para cortar en la noche, saliendo a curtir no sé qué movida. Y no, también pasa por poder despertar nuevos sentidos, muchos de los cuales no estamos acostumbrados. En ese sentido, se me cayeron muchas formas

-¿Por ejemplo?

-No siento que haya un único lugar en el cual esté la inspiración, ni que la inspiración esté relacionada únicamente con la sobreinformación visual. Cuando te vas a lugares donde no hay tantos estímulos, el estímulo terminás siendo vos mismo conectando con la tierra, con el mar. Con 30 años, me flashea más hablar con un loco que tiene una huerta espectacular que con una estrella de rock. 

-Hablando de productividad: luego de tu último disco, publicaste dos versiones y una canción nueva. ¿Es una necesidad propia o una exigencia del mercado la producción ininterrumpida?

-En realidad, es todo lo contrario, porque la industria te pide que sigas ciertos parámetros para poder desarrollar el material de una determinada manera. Sobre todo por cómo está concebida la música hoy. No quiero sonar hater, ni cerca, porque existe música espectacular, pero hay un convencionalismo por la ansiedad que acecha a la humanidad y la mayoría de las cosas que salen a nivel mainstream están muy estandarizadas. Y es lo que menos me ceba. En ese sentido, siento que le doy más bola a mi pulsión artística. A grabar en casa, a juntarme con amigos. Veo a los discos como experiencias.

LAS + LEÍDAS