Connect with us

Fernando Blanco: “Este disco es un punto de partida”

El integrante de Nube 9 conversó con Revista El Bondi sobre Nube por Nube, el primer álbum del grupo compuesto íntegramente por canciones propias en veinte años de trayectoria.

Publicado

“Es muy curioso. Seguramente debe existir alguna banda tributo que haya sacado un disco con temas propios, pero no es lo habitual”, reconoce Fernando Blanco, líder de Nube 9, grupo que se formó en 2001 con el propósito de homenajear a Los Beatles “desde una perspectiva de rock, respetando lo musical pero sin caer en la imitación”, como afirman los propios músicos. Dos décadas después, la agrupación que también integran Lucrecia López Sanz (guitarra y voz), Julián Carranza (guitarra y voz), Fernando Viola (teclados y voz) y Martín Álvarez Pizzo (batería) se prepara para presentar el próximo 12 de marzo en Buenos Aires Nube por Nube, un trabajo que cuenta con doce canciones y ya se encuentra disponible en plataformas digitales.

A cargo del bajo y la voz principal, y con pasado en Los Súper Ratones, Blanco rememora los orígenes del nuevo álbum: “Surgió una necesidad de los integrantes de aportar temas propios. Arranqué mostrándoles algunas ideas, ellos también fueron mostrando las suyas, y le fuimos dando forma”. Buena parte del material se registró en 2017, en nada más ni nada menos que en el mítico estudio 2 de Abbey Road, donde Los Beatles grabaron la mayor parte de su discografía.

“Ante la oportunidad de tocar en Liverpool, previo paso por Londres, nos contactamos con la gente de los estudios y arreglamos dos días de sesión, lo que también nos empujó a tomar la determinación de grabar nuestras composiciones. Si bien somos una banda tributo, no le vimos el menor sentido a grabar canciones de Los Beatles, que son inmejorables. Era como volver a pintar una obra de Picasso o La Gioconda. Nos lanzamos al abismo”. Sebastián PerkalWalter MorenaIgnacio Subirós y el propio baterista del grupo formaron parte del equipo técnico que trabajó en diferentes estudios y en los procesos de audio.

-Después de veinte años de recorrido con el grupo, ¿sentís a Nube por Nube como un punto de partida o como un punto de llegada?

-Para mí, este disco es un punto de partida. Lo sentí como una experiencia nueva, hacía tiempo que venía enfocado en mi faceta solista, de la que también me acompañaron los músicos de Nube 9. Fue una novedad trabajar con mis compañeros desde otro ángulo, vinculado con lo creativo. Fue una buena experiencia, nos gustaría repetirla y tal vez encontrar otros caminos de mayor libertad. Siento que mis trabajos solistas tuvieron una dinámica en la que yo armaba la canción y les consultaba a mis compañeros que podíamos incluir. Acá, en cambio, apareció un factor nuevo, que quisiera que aparezca todavía más en adelante, y es el de la improvisación, el de la zapada, el de encontrar nuevos caminos de forma más espontánea, no con todo tan pensado. Me parece que en ese sentido el recorrido de Nube 9 puede ser de mucha mayor riqueza.

-Es interesante que a lo largo del disco la voz principal corre por cuenta de distintos miembros del grupo.

-Creo que ahí está la gracia de la interpretación, que cada uno le dé ese toque personal a sus canciones. Julián aportó un par de temas, Fernando también, y tienen un matiz distinto. Me parece que por ahí pasa el hecho de estar en una banda, y se encuentra en sintonía con un modelo más parecido al de Los Beatles u otros grupos clásicos en donde cada integrante cantaba sus temas. En Nube 9 cada uno puede cantar, hacer los coros, inclusive hacer un solo. Esa movilidad es lo que le agrega la pimienta al proyecto.

-El disco comienza con “Para adelante” y en otras letras aparecen frases como “ayer no es hoy” o “poder avanzar”. ¿Sentís que es un trabajo optimista, en el que sobrevuela la importancia de lo que está por venir?

-Me parece que siempre está la oportunidad de salir disparado hacia delante en algo. Creo que el rock corre peligro –o está ya gravemente herido- cuando se pone solemne o aburrido, o cuando se lo piensa como un movimiento que ya tuvo una época de oro. Cuando uno analiza a través de las lecturas o el estudio, se da cuenta de que nada es por generación espontánea, siempre se toman cosas del pasado y se agregan otras que disparan algo nuevo. Bueno, esa es la esperanza: que el rock pueda enfocarse y lograr cosas nuevas, alguna canción o sensación novedosa, con un sonido aggiornado. Es un desafío para las nuevas generaciones, que deben buscar nuevos horizontes. Esa es la aspiración, lograr pisar en el pasado y avanzar hacia adelante. Confío en que el rock siempre tiene elementos para darte un sopapo y sorprenderte.

-Al mismo tiempo, hay una canción tuya, “Fantasmas de Buenos Aires”, donde la nostalgia sobrevuela de principio a fin.

-Evidentemente hay algo de tango allí. La letra tiene que ver con la mirada externa. Fue un tema que compuse cuando empecé a pegar la vuelta a Mar del Plata, el lugar donde nací. Entonces, se convirtió en una especie de homenaje o de “añoralgia” (sic) de lo porteño. Buenos Aires es una ciudad que amo, con sus bares, sus personajes y su espíritu. Esta canción es una especie de agradecimiento.

-Las canciones del álbum suenan muy frescas, ideales para ser interpretadas en vivo. ¿Hubo una búsqueda consciente de llegar a ese resultado?

-Hubo algo de eso, tal vez a través de una búsqueda inconsciente. Generalmente, para las bandas un primer disco tiene la proyección de ser tocado en vivo. Está bien, me dirás que “es una formación con 20 años”, pero es un primer disco de composiciones propias. En la presentación oficial, que haremos en Rondeman Abasto, la idea es tocar todos los temas. Y ya que estamos acostumbrados a dar espectáculos largos, agregaremos algunas canciones solistas de cada uno, junto a algún cover de rock en castellano para terminar de redondear un repertorio entretenido para la gente.

-Después de un recorrido tan extenso como integrante de bandas y en solitario, ¿qué sentís sobre esta presentación oficial de Nube por Nube?

-Se me mezclan muchas cosas. Por un lado, es un desafío. Se trata de material propio con una banda nueva. Por otra parte, es un grupo que tiene 20 años de carrera y particularmente pasé por esta experiencia de presentar nuevo material, así que vuelven muchas sentimientos y recuerdos que tenía escondidos. Como el hecho de someter al escrutinio de la gente un tema propio. Se juegan cosas distintas en comparación a tocar un clásico. En este caso, pueden aparecer ciertas inseguridades, pero al mismo tiempo es lindo cuando el público acepta o le gusta determinada canción. Ya hemos tenido lindas devoluciones de parte de la gente que escuchó el disco.

LAS + LEÍDAS