Connect with us

LARA 91K: COMO ANTES, UN DIARIO ÍNTIMO HECHO DE HITS

Tras sus múltiples collabs con artistas jóvenes de la escena musical contemporánea (Duki, Cazzu y Chita, por nombrar algunxs), Lara91K lanzó su álbum debut: una radiografía emocional de su autora.

Publicado

En pleno auge de singles efímeros y melodías pegadizas que buscan ser challenges de TikTok, el formato LP resurgió en la escena del trap, rap y r&b local como el caballito de batalla de artistas jóvenes, talentosxs y con estilos propios, como Ysy ACa7riel Paco AmorosoLara91K pertenece a este último grupo.

En Como antes (2021), la cantautora desnuda su intimidad y expone los altibajos del amor en primera persona, abriendo las puertas de su propio mundo desde el costado más humano: a lo largo de 20 canciones desfilan, entonces, el amor, la fantasía, el deseo y la seducción, pero también la angustia, la depresión, los sueños de algo mejor. Como antes es un espacio donde bailan y cohabitan los problemas de lxs jóvenes adultos en plena transición.

“Estoy contenta de haber sacado un disco sincero entre tanto plástico”, twitteó. Parece ser que, aún con los miedos que ella misma describió, exponer sentimientos crudos y honestos es lo que prima ante una audiencia que está dispuesta a escuchar. Quizás despierte sonrisas cómplices entre quienes reniegan de un presente repleto de hits fugaces, porque representa una especie de victoria entre tanto cachetazo. Lo primitivo versus lo mainstream. El costado humano sigue hipnotizándonos.

“Se me pasa el tiempo, tengo problema ‘e dinero, ‘toy pensando en to’ lo que quiero lograr”, canta en “Ego”, track que abre el disco, y parece responderse inmediatamente después, cuando en “Par de modelos” acota: “Hablando de dinero, necesito un par de ceros para quedarme en el juego y ayudar a mi mami”. El dinero será una constante de principio a fin. Otra vez la vida adulta, esa que reaparece en “Fuckgurl” ya no como un detonante de ansiedad, sino como una meta a conquistar (“tengo un dólar en la mano; voy a convertirlo en un palo”).

Si bien Como antes habla de la plata, este no es un disco avaro. Es un disco sentimental, una historia de amor. Lara va de la ternura a la fantasía sin escalas. “No sé por qué me gusta usted”, dice en “Rihanna”, con la inocencia de los primeros años de vida, donde se gusta de otrx, y que contrasta con frases como “me dejaste suave como Lacy”. Este juego reaparece en “Besandote”, dondese suma Paco Amoroso, y llega a su punto cúlmine cuando relata una especie de enamoramiento en slow motion en “Algo de ti”.

Pero el amor no es perfecto, porque la propia vida tampoco lo es. El enojo por la distancia con la persona amada y la frustración ante esa ausencia, algo que -casi- todxs atraviesan alguna vez, también tiene su lugar. En su track homónimo, pasa de la dulzura a la angustia, sin soltar aquella ambición por otra vida. Una mejor.

Junto a Santiago Motorizado aparece, finalmente, la charla. Parecidxs en cuanto al espectro chill, aunque sin perder su estilo, suenan armoniosxs y complementarixs al unir sus voces.

La tristeza es también protagonista en “Pegaíta”, uno de sus singles promocionales, donde el corazón roto de Lara colisiona con una base para un perreo soft. Las deficiencias del amor, entonces, oscilan entre el mea culpa y la hipersexualización.

 DESPUÉS DE LA TORMENTA

En 1992, Fito Páez bautizó un concepto y lo volvió bandera: “El amor después del amor”. Y el amor después del amor no es algo menor. Como antes presenta una bifurcación justo en la mitad del tracklist. Parece la presentación de un capítulo alterno. Y definitivamente lo es.

Este interludio (el tercero de cinco, titulado “murdeR”) abre paso a una historia de amor donde Lara suma a Duki. Sentimental y, quizás, la más activa, “Eres para mí” se despega de esa bruma de ensueño que caracteriza al álbum. Se perrea o se dedica por igual.

Antes de que el oído se acostumbre, un volantazo más. Lo que en los años ‘80 y ‘90 podría haber sido el encuentro entre un piano, una guitarra y una voz, es aquí un retrato más cercano al gen Z o centennial: Lara junto a un sintetizador. Y este contraste lleva nombre de mujer. “Zoe” es un blues lleno de amor, donde se sueña e idealiza en voz alta. Tal vez, la canción más madura del tracklist.

Sus interludes, “Toulouse”, “Pueblo Límite”, “murdeR”, “Con Ivo y Mami” y “2009”, cuentan pequeñas historias. Algunas trabajadas de forma más artística (“Pueblo Límite”, por ejemplo, nos sitúa en un festival y spoilea “Como antes” al fondo) y otras mucho más caseras (en “Con Ivo y Mami”, Lara entona el inicio de “Let‘s Stay Together”, de Al Green

En adelante surgirán pensamientos varios -algunos con el filtro veraniego puesto-, reflexiones sobre el amor y la amistad, una faceta más rockera junto a Sara Malacara y una canción corta y fugaz que cierra el disco. Ella misma lo sintetiza en una de sus frases: “Verte me la sube, abajo queda lo gris”.

Txt.: Martina Migliorisi

LAS + LEÍDAS