Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en
Banner

Festival de la Solidaridad Latinoamericana: Algo de paz

Cronista: Sergio Visciglia | Fotos: Gentileza: Archivo

16 de Mayo, 2022

Festival de la Solidaridad Latinoamericana: Algo de paz

El 16 de mayo de 1982 el rock argentino, con las mejores intenciones y con la búsqueda de paz en medio de la guerra, intento colaborar con los combatientes sin contar con un pequeño gran detalle: la Dictadura Militar.

“Solo le pido a Dios…”

La guerra de Malvinas fue sin dudas la última locura de la Dictadura Militar, el manotazo de ahogado que no iba a ver nunca la superficie. La fiebre popular duró lo poco que pudieron resistir los pibes en Malvinas, desamparados antes, durante y después de un sinsentido atroz.

En ese contexto bélico con Gran Bretaña, una de las medidas del gobierno de facto fue la de prohibir la música en inglés. De repente, artistas que hasta hacía meses eran prohibidos, censurados, que sufrían razzias en sus shows (el record se lo llevó un show de Almendra en 1980 con 197 detenidos), e incluso algunos fueron perseguidos o exiliados, se convirtieron en figuras aceptadas y sus canciones comenzaron a tener una difusión impensada.

El rock fue el gran beneficiado por la masividad, por sobre otros géneros como el tango o el folklore, ya que otro manotazo gubernamental era buscar una complicidad con los jóvenes, algo que ya parecía demasiado difícil en ese entonces. Dos años atrás, un representante del por entonces presidente Roberto Viola había pedido una reunión con referentes rockeros del momento para intentar otro acercamiento con la juventud que, por supuesto, no llegó a buen puerto, pero que sí inspiró a la canción de Serú Girán “Encuentro con el diablo”.

“…que la guerra no me sea indiferente…”

En mayo de 1982 muchos músicos comenzaban a manifestar una cierta de ayudar a los combatientes que en las islas sufrían hambre, frío y la furia de los cañones ingleses. Así fue que a los cuatro grandes productores del momento se les ocurrió la idea de organizar un festival en apoyo a aquellos jóvenes que luchaban por su país. Daniel Grinbank, Pity Irrunigarro, Oscar López y Alberto Ohanian, apuntaron a un Estadio Obras Sanitarias, que rápidamente quedó demasiado chico debido a la demanda de entradas que desbordó los cálculos iniciales. Así entonces, el destino final fue el campo de rugby y hockey sobre césped del mismo club.

El 16 de mayo de 1982, día de lluvia, asistieron más de 60 mil jóvenes. La entrada era una prenda de abrigo, cigarrillos o alimentos no perecederos, para ser enviados a los soldados en las Islas. En un principio la idea era cobrar una entrada, pero ante el temor de que el dinero sea utilizado para fines nobles se decidió por esta opción.

El recital fue transmitido completo y en directo por Canal 9 y también por dos radios de máxima audiencia, como eran las FM de Radio del Plata y Radio Rivadavia. Participaron casi todos: el Dúo Fantasía, Ricardo Soulé y Edelmiro Molinari, Pedro y Pablo, Dulces 16 con Pappo, Lito Nebbia, Rubén Rada, Tantor, Luis Alberto Spinetta, Nito Mestre, Antonio Tarragó Ros, León Gieco, Raúl Porchetto, Charly García y David Lebón. Entre las bandas también se sumaron a tocar artistas como Miguel Mateos, Alejandro Medina, Ricardo Mollo, Juan Carlos Baglietto o Alfredo Toth.

Los presentadores fueron Juan Alberto García y Graciela Mancuso. Los grandes momentos épicos fueron cuando León Gieco cantó “Solo le pido a Dios” y cuando Raúl Porchetto, junto a los demás músicos, sacó a la luz su himno pacifista “Algo de paz”, pese a la previa advertencia de un coronel que un rato antes lo desafió amenazante con un “che, Raúl, hoy no es el momento de cantar ‘Algo de paz’, eh”.

El cierre con “Rasguña las piedras” enmarcó una noche en la que los diarios del momento marcaron como épica. Pelo, la revista joven del momento, sentenció desde su tapa que era “La hora de rock nacional” y de manera triunfal describió que “el público volvió a legitimarlo una vez más como la única música moderna de auténtica raigambre popular y argentina”. La revista Somos tituló “El rock en el frente” con una página central que tenía a un soldado al lado de la frase “Solo le pido a Dios que la guerra no me sea indiferente”. Crónica, por su parte, destacaba el fervor patriótico popular “de parte de quienes están dispuestos a dar su cuota de sangre en defensa de la soberanía”.

“…es un monstruo grande y pisa fuerte…”

Nada se escribió de las constantes manifestaciones pacifistas desde arriba del escenario ni de las dos bandas ausentes: Virus y Los Violadores. Los primeros se negaron porque conocían muy bien y desde cerca la crueldad de la Dictadura, ya que tenían a su hermano Jorge Moura desaparecido desde 1977. En su siguiente disco salió la canción “El banquete”, en clara evidencia crítica e irónica, como era su característica, a este festival. El por entonces incipiente grupo punk que había revolucionado el under con la furia de sus canciones, también se negó y no se calló: “Si el rock es rebelde, ahí nadie se rebeló. Levantaron la alfombra y metieron la basura abajo. Salvo Spinetta, que se sintió usado, ninguno fue capaz de una autocrítica. De tan fraternal, ese festival se volvió fraticida”, opinó años después el cantante Pil Trafa.

Todo lo que se juntó entró en más de cinco mil bolsos y fue trasladado en cincuenta camiones del ejército. ¿A dónde? Nunca se supo. Lo cierto es que nunca llegó a destino. La Dictadura, dueña de los peores terrores que pudo sufrir nuestro país, tenía aún ganas de una nefasta artimaña más: se quedaron hasta con la comida y los cigarrillos de los pibes que sufrían hambre, frío, balas y muerte. Paradójicamente, sí llegaron a destino a las Islas cassettes de Raúl Porchetto, Rubén Rada y Celeste Carballo, pero con un pequeño detalle: no había donde pasarlos.

“…toda la pobre inocencia de la gente”

Con el paso del tiempo las críticas hacia los rockeros empezaron a crecer, más allá de los colegas que no participaron. Algunas acusaciones los tildaban de inocentes, otras directamente de haber sido funcionales al gobierno, pidiendo paz de la mano de comandantes que estaban en guerra y solo buscaban triunfalismo y patriotismo barato.

Los propios protagonistas comenzaron con el tiempo a reflexionar acerca de su participación. Charly García dijo: “Hicimos un festival por la paz y nuestro mensaje fue ‘paz, algo de paz, ¡no nos maten más, loco!’”, al tiempo que Rubén Rada fue bien directo y declaró que “muchos de nosotros sentimos que estuvimos colaborando con los militares”.

León Gieco siempre se mostró autocrítico, incluso dándole la razón a Pil Trafa y admitiendo que había sido un error participar del festival, en tiempos donde “Solo le pido a Dios” se convirtió en un himno. "Es algo muy desagradable, esa canción estuvo prohibida durante la dictadura y después cuando perdimos la Guerra de Malvinas la declararon de interés nacional. Me dio repugnancia por la gente que lo hizo, los militares, y dejé de cantarla por tres años hasta 1985 que regresó haciendo De Ushuaia a La Quiaca. Me sentí usado por las estupideces que hicieron estos dictadores".

Raúl Porchetto siempre defendió su participación resaltando el haber cantado “Algo de paz” pese a la amenaza militar. “Yo subí con un miedo bárbaro, pero al final la terminé cantando, y esa imagen dio la vuelta al mundo, 60 mil tipos jóvenes cantando aquella canción. Por eso cuando alguien me dice que el Festival de la Solidaridad fue una colaboración, yo pienso que la ignorancia es atrevida”.

Lo cierto es que a 40 años ya del Festival de la Solidaridad Latinoamericana siguen las controversias acerca de un evento que una vez más, fue parte de todo lo macabro que ejecutó la dictadura más sangrienta que sufrió nuestro país. En este caso particular, con el rock sonando de fondo. 

TODAS LAS FOTOS