Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Buenas Tardes

Buenas Tardes: un cambio para despertar

Cronista: Maii Kisz | Fotos: Cynthia Ascani

12 de Julio, 2018

Buenas Tardes: un cambio para despertar

La banda rosarina aterrizó en Buenos Aires para abrirse nuevos caminos.

Cuando se atenuaron las luces rojas que acompañaron la llegada y la espera por el comienzo del show, los cuatro integrantes de Buenas Tardes se hicieron presentes sobre el escenario de La Tangente. La intro instrumental fue lo elegido para empezar el recital de una manera en la que cada sonido se lucía en su singularidad y en conjunto formaban la sonoridad particular de la banda rosarina.

Camisas, pantalón de vestir y zapatos conformaron el vestuario que lució tan prolijo como el sonido y los movimientos sobre el escenario. Con una puesta simple que se ajustó al espacio disponible y casi sin dejar lugares libre, Sebastián Amorelli, Felipe Araujo, Marcos Prieto e Ignacio Simunovich se posicionaron uno en cada rincón del escenario desde donde bailaban y seguían el ritmo sin dejar de preocuparse por la calidad musical.

“Vamos a disfrutar, y después, a seguir disfrutando”, bromeo Felipe y explicó: “Cada minuto en esta ciudad nos cuesta mucho y vale oro en este momento”. Una voz desde el público le devolvió unas palabras de bienvenida que fueron agradecidas por el guitarrista. “Esta noche somos nosotros”, completaron desde el escenario.

Para el segundo tema ya se había sumado una luz verde y, en adelante, las canciones se fueron sucediendo una tras otra casi sin interrupciones. El repertorio se conformó por temas como “Canción De Luna”, conocida por ser el corte de difusión de Buenas Tardes, el disco editado en 2016; canciones que  ya tienen unos años como “El Juego” y “El Primero”; y algunos covers entre los cuales se encontraron “Amor descartable”, de Virus, reversionado con la compañía del cantautor Leo García -quien no dejó pasar la oportunidad de remarcar que Buenas Tardes es una de sus bandas preferidas- y “Seguir viviendo sin tu amor” de Spinetta, con la presencia del artista Chacal poniéndole la voz principal.

La conexión entre el público y la banda se vio favorecida por la intimidad que posibilitó el espacio físico de La Tangente, lugar que se llenó de espectadores de las edades más diversas quienes reconocían y entonaban las canciones que se proponían desde la tarima.

Apenas pasada la mitad del show, las luces que ambientaban el escenario rojo y verde se apagaron para dar lugar a la creación lumínica de una jaula. Rayas blancas proyectadas desde el suelo hasta el techo, rodearon el espacio escénico dentro del cual se presentó Agustina Vivo, cantante de la banda de electro pop La Femme D´Argent, con quién interpretaron “Reir”. Una vez finalizada la canción, la jaula se disolvió y Agus bajó del escenario haciendo que se esfume también la distancia entre público y espectadores. Ella se sumó a disfrutar del espectáculo que continuó hasta completar las 16 canciones que conformaron el repertorio esa noche.

El final se vio iluminado por una luz amarilla recordando ese color donde la arena se mezcla con la sal y hierve el calor (...) Dejando todo atrás”.  Pasaron amigos, amigas, invitaciones, covers y temas propios, logrando demostrar en un poco más de una hora parte de su historia y las tantas posibilidades musicales que tienen para ofrecer.

Si bien Buenas Tardes ya cuenta con siete años en la escena musical, poco a poco se abre paso a nuevos escenarios, como el de la Tangente, de forma segura y prolija, cuidando que lo visual y lo sonoro se conjuguen para formar un show integral. Tocar en Buenos Aires siempre es un desafío y una gran apuesta, y la felicidad de la banda rosarina se demuestra en el esfuerzo por compartir con otros u otras artistas, así como también con el público.

TODAS LAS FOTOS